Las hierbas y las Especias llevan siglos siendo utilizadas tradicionalmente para tratar enfermedades y todo tipo  de dolencias. La ventaja del uso de las especias y de los diferentes tipos de hierbas sobre la mayoría de los medicamentos, es la disminución de efectos secundarios. Especias como la albahaca, el jengibre, el ajo y el romero son muy beneficiosas para nuestra salud.

Muchas  especias tienen propiedades que protegen contra el cáncer y enfermedades del corazón. También nos pueden ayudar a controlar el azúcar en la sangre. Algunas especias tienen propiedades para luchar contra bacterias como los estafilococos y los hongos. Por lo tanto, es muy importante reemplazar los ingredientes de las comidas que sabemos que engordan tradicionalmente como el azúcar, la sal y la grasa por diferentes hierbas y especias. Para que te resulte más fácil, debes saber que puedes reemplazar la sal por hierbas como el orégano, el tomillo y el ajo.

Sin embargo debes tener cuidado con algunas hierbas y especias que debes evitar, sobre todo, si sospechas que puedes tener algún tipo de alergia. Lo mejor es que te realices unas pruebas de alergia antes de sustituir algunos de los condimentos habituales de tus comidas por estas hierbas y especias.